Centro de Estudios Legales sobre el Terrorismo y sus Víctimas

MENÚ

 

 

Arturo Larrabure, Vicepresidente de CELTYV e hijo del Cnl Argentino del Valle Larrabure, secuestrado y asesinado por terroristas del ERP, hizo llegar al diario La Nación su carta de lector, el día 15 de Agosto, cuyas líneas compartimos:

Fue una guerra: Presidente Macri, actúe como un estadista; respalde sus palabras en los considerandos de la sentencia dictada por la Cámara Federal en la causa 13/84, que sus consejeros ignoran o silencian. Al condenar a los comandantes, dijeron los jueces en el capítulo sexto: a.1) La situación preexistente al 24 de marzo de 1976. "...También está fuera de discusión que a partir de la década de 1970 el terrorismo se agudizó en forma gravísima, lo que se manifestó a través de los métodos empleados por los insurgentes; por su cantidad; por su estructura militar; por su capacidad ofensiva; por su poder de fuego; por los recursos económicos con que contaban provenientes de la comisión de robos, secuestros extorsivos y variada gama de delitos económicos; por su infraestructura operativa y de comunicaciones; la organización celular que adoptaron como modo de lograr la impunidad; por el uso de la sorpresa en los atentados irracionalmente indiscriminados; la capacidad para interceptar medios masivos de comunicación; tomar dependencias policiales y asaltar unidades militares". Los jueces sostuvieron luego que la subversión terrorista puso una condición sin la cual los hechos juzgados "posiblemente no se hubieran producido", admitiéndose que esos episodios "constituyeron una agresión contra la sociedad argentina y el Estado, emprendida sin derecho, y que éste debía reaccionar para evitar que su crecimiento pusiera en peligro la estabilidad de las instituciones". Finalmente, por los antecedentes, la documentación secuestrada y las características que asumió el fenómeno terrorista en la Argentina, concluyeron que "dentro de los criterios clasificatorios que se acaban de expresar, éste se correspondió con el concepto de guerra revolucionaria" y que al grado de desarrollo por ella alcanzado, el informe del Ejército "concluye en que llegó a la creación de zonas dominadas." Tener el coraje de hacer primar la historia sobre la memoria, no implica dejar de condenar lo que sea condenable. Exige sí pensar también en las víctimas de la guerrilla, aquéllas que menosprecian quienes le aconsejan decir sólo lo políticamente correcto. Arturo Larrabure”.